Pitérate – Psicólogos Madrid

7 pasos para manejar el estrés laboral

7 pasos para manejar el estrés laboral

7 pasos para manejar el estrés laboral

Todos en algún momento se han sentido presionados y estresados en y por el trabajo. De hecho, aunque estemos en un puesto que nos guste, podemos llegar a tener elementos estresantes.

La Asociación Americana de Psicología observó como fuentes comunes de estrés el sueldo bajo, la sobrecarga laboral, pocas oportunidades de promoción, trabajos que no suponen un reto, la falta de apoyo social o la falta de control sobre las decisiones.

El estrés laboral crónico es perjudicial y puede acabar dañando seriamente nuestra salud, de hecho, son muchas las personas que sufren ansiedad o tensión muscular a diario derivada de este tipo de estrés.

¿Cómo ponemos aprender a manejar el estrés laboral?

7 pasos para manejar el estrés laboral

1. Identifica la fuente de estrés. Evalúa una o dos veces por semana qué cosas y en qué situaciones te generan estrés y, sobre todo, cómo tú te enfrentas a ellas. Observa tus emociones, tu actitud, la situación concreta, las personas y tareas implicadas… Esto te ayudará a identificar patrones que se repitan y saber modificarlos.

2. Desarrolla mejores respuestas. Nunca combatas el estrés a través de conductas que en el fondo no te hagan ningún bien, como la comida. Debemos saber reducir la tensión con prácticas destinadas de forma directa a ello, como el yoga o pilates. Aunque también hay otro tipo de deportes de contacto que nos pueden venir muy bien para liberar tensiones.

Además, debemos también mantener una vida social y personal plena, sin dejar de lado nuestras aficiones, ya sea leyendo, yendo a conciertos o pasando días con la familia.

3. Pon límites. Con el desarrollo de la tecnología es muy fácil poder estar disponible las 24 horas del día. Debemos establecer límites claros en cuanto a contestar el teléfono en nuestras horas de descanso, especialmente los fines de semana. Los límites entre nuestra vida personal y laboral deben ser lo más claros posibles.

4. Descansa. Para evitar la saturación física y emocional, debemos descansar y desconectar. Debemos dormir bien, descansar las horas de sueño necesario, disfrutar de las vacaciones y, por supuesto, también en la hora de comida en la oficina.

5. Relájate. Debes aprender a relajarte y desconectar y técnicas como la meditación, la respiración profunda o el yoga, pueden ayudarte a conseguirlo. Dedica unos pocos minutos cada día y ve aumentando el tiempo y la profundidad. El objetivo no es acabar realizando meditación 2 horas, sino poder hacerlo en poco tiempo, pero de una forma más plena. Practica.

6. Habla con tu jefe. Parece obvio, pero a veces también imposible. Entabla una conversación abierta con él, sin ser necesario entrar en confianzas. Puedes proponerle una lista de mejoras que creas que podrían venir bien a la empresa y mejorar la productividad. Debes saber venderlo: dale a todo un aspecto positivo, de mejora.

7. Socializa. Apóyate en tu familia y tus amigos, pasa más tiempo con ellos y disfruta. Las relaciones sociales fuertes son una fuente absolutamente liberadora de estrés. No centres las conversaciones en quejas sobre tu trabajo, sino en disfrutar de lo que estás haciendo en ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *