Pitérate – Psicólogos Madrid

El café puede ayudarte a superar las desilusiones

El café puede ayudarte a superar las desilusiones

El café puede ayudarte a superar las desilusiones

Las desilusiones forman parte de la vida de cada ser humano: un despido en el trabajo, un ascenso que no conseguimos, un suspenso en un examen, una ruptura, una decepción con un amigo… Diversos motivos que consiguen que surjan en nosotros emociones negativas. Pero ¿cómo podemos enfrentarnos a las desilusiones sin derrumbarnos.

La zanahoria, el huevo y los granos de café

Una joven estaba atravesando un periodo particularmente difícil, lleno de continuas desilusiones. Una tarde, le comentó a su madre sus problemas. Le dijo que estaba cansada de luchar porque después de cada problema que lograba superar con mucho esfuerzo, surgía otro aún peor. Después de media hora de charla, la joven confesó que se iba a rendir.

La madre la escuchó, pacientemente, y le pidió que la siguiera en cocina. Sin decir nada más, llenó tres cazuelas de agua y las puso al fuego, en una de ellas echó una zanahoria, en otra un huevo y en la tercera, unos granos de café.

Después de un rato, que a la joven le pareció infinito, la madre apagó el fuego, sacó cada uno de los ingredientes del agua y echó el café en una taza. En ese momento le preguntó: “¿Qué ves?”

“Veo una zanahoria, un huevo y café”, respondió perpleja la joven.

La madre le pidió a la joven que tocase la zanahoria, que estaba muy blanda, que rompiera el huevo ya cocido, y que bebiese un poco del café. La joven seguía sin comprender.

La madre sonrió y le explicó: “Tanto la zanahoria como el huevo y los granos de café se enfrentaron al mismo desafío: el agua caliente. Sin embargo, reaccionaron de manera diferente. La zanahoria, que antes era fuerte, luchó contra el agua y se volvió débil, blanda. El huevo, que era frágil, se volvió duro. Al contrario, los granos de café reaccionaron de manera diversa: siguen siendo idénticos y, además, han transformado el agua en una bebida irresistible.”

La madre continúo hablando con dulzura: “Sé que has sufrido muchas desilusiones, pero solo tú puedes elegir cómo enfrentarlas: puedes ser como la zanahoria, fuerte en apariencia pero terminar debilitada, puedes ser como el huevo, que reacciona endureciéndose y evitando las emociones o puedes ser como los granos de café que, incluso en la adversidad, no cambian y dan lo mejor de sí.”

Ángel Rull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *