Pitérate – Psicólogos Madrid

Complacer a los demás daña tu autoestima

Complacer a los demás daña tu autoestima

Complacer a los demás daña tu autoestima

Todas las relaciones que mantenemos a diario tienen una influencia directa sobre nuestra autoestima, fortaleciendo o debilitando el amor que cada uno siente por sí mismo. Unas relaciones nos hacer sentir bien, potencian nuestras cualidades positivas, van sumando a nuestra vida y a nuestro desarrollo. Pero también hay otro tipo de relaciones que tienen un efecto negativo sobre nosotros, personas tóxicas que pueden hacer estragos en nuestra relación con nosotros mismos.

Llegamos a vernos en un conflicto con nosotros mismos por la necesidad de complacer o ser aceptados, por el extendido miedo al rechazo o por la incapacidad de mostrarnos como somos realmente.

Dejar de lado nuestras propias necesidades, sacrificándonos por los otros, aceptando que nos manipulen y controlen, hace que nos traicionemos a nosotros mismos.

Rompemos los límites, dejamos que nos traten mal y eso mina nuestra autoestima. Entramos en una espiral de necesidad afectiva, lo cual acaba atrayendo a más personas tóxicas que nos confirman lo poco que nos queremos.

Amarnos, aceptarnos y respetarnos es la clave para protegernos y evitar que nadie llegue a vulnerar nuestra integridad.

En muchas ocasiones, la persona por la que nos sacrificamos realmente no hace nada para que nosotros perdamos nuestra dignidad, sino que el problema somos nosotros mismos que nos entregamos en exceso, es nuestra responsabilidad, por lo que debemos alejarnos de cualquier papel de víctima. Aunque ciertas personas tiendan a manipular o mentir, nadie nos obliga a actuar de determinada forma, está en nosotros mismos la decisión final. Somos nosotros los que permitimos que esto ocurra.

Ser aceptados en la vida de alguien no está ligado a sacrificios por nuestra parte. No debemos complacer, ya que nos afecta de una manera altamente negativa. Por eso, antes de amar, debemos hacerlo con nosotros mismos.


No olvides compartir el artículo. Hay muchas personas a las que puedes ayudar con él.

Ángel Rull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *