Pitérate – Psicólogos Madrid

Despertares (Penny Marshall, 1990)

Despertares (Penny Marshall, 1990)

Despertares (Penny Marshall, 1990)

Despertares que se basa en la autobiografía del afamado neurólogo Oliver Sacks, narra la historia del descubrimiento de un tratamiento beneficioso (levodopa) para los pacientes que padecían encefalitis letárgica y que por tanto se encontraban en un estado catatónico.

Robin Williams en el papel de Oliver Sacks y Robert De Niro en el papel de Leonard Lowe (uno de los pacientes del hospital) nos hacen reflexionar acerca del compromiso del profesional con el enfermo, y de la poderosa conexión que se establece entre ellos, denominada comúnmente alianza terapéutica.

Si bien esta desgarradora historia acontecida en el verano de 1969 nos permite conocer cómo personas atrapadas en sus propios cuerpos vuelven a vivir gracias a la persistencia de un médico por traerles de nuevo a la realidad, también nos muestra el lado más crudo de la medicina y de la vida, ya que ésta nos da y nos quita todo.

Con Despertares, el espectador (o el lector) llega a implicarse emocionalmente en la milagrosa resurrección de Leonard y sus compañeros, que vuelven a poder controlar su cuerpo, vuelven a comunicarse.

A pesar del amargo final, éste nos deja también una sensación agradable. Por un lado, llegamos a palpar la poderosa capacidad del ser humano para traspasar los límites y llegar a su objetivo. La optimización de recursos y la constante búsqueda de desarrollo nos permite crear y conocer cada vez más.

Por otro lado, cuanto más nos sumergimos en el mundo de la investigación y del descubrimiento, más nos alejamos (en ocasiones) de la realidad, que no duda en abofetearnos para recordarnos su presencia: aquí mando yo. Y es entonces cuando el profesional se queda atónito, con las manos vacías y mirando fijamente a un punto, preguntándose si hay otra manera, si se puede hacer algo más.

Pienso que todo en esta vida tiene solución, incluso ojalá, algún día la tenga la muerte, pero muchas veces el camino a recorrer es demasiado largo para nuestros pies, por lo que tenemos que pisar fuerte, para que nuevos pies, guiados por nuestras huellas, continúen el camino y lleguen por fin a la solución.

¡Y no te olvides de compartir el artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *