Pitérate – Psicólogos Madrid

Un monstruo viene a verme (Patrick Ness, 2011)

Un monstruo viene a verme (Patrick Ness, 2011)

Un monstruo viene a verme (Patrick Ness, 2011)

“- Tengo miedo.

– Claro que tienes miedo, pero podrás con ello.”

Esta novela convertida en película por J. A. Bayona (2016), nos habla de Connor O´Malley, un niño de 12 años que vive una situación familiar complicada. Una noche a las 00:07, un enorme tejo humanoide se acerca a su ventana y le informa de que le contará tres cuentos, a cambio de que el propio Connor le relate posteriormente el suyo.

Connor empieza a vagar entre la fantasía y las metáforas del monstruo, que siempre acude a la cita de las 00:07, llegando a enfrentarse a la realidad más dura: su propia historia.

La insostenible situación de Connor, la imposibilidad de desahogarse con otras personas y su gran mundo interior, propician la aparición del monstruo, que le obligará a enfrentarse con quien es y con lo que teme y desea.

En Un monstruo viene a verme, se trata una vez más la capacidad del ser humano para imaginar, para evadirse de la realidad. Las estrategias con las que nos enfrentamos a la vida son muy diversas, pudiendo éstas variar desde la determinación más absoluta hasta la negación tajante. En nuestro poder está la capacidad de resiliencia inherente al ser humano. La capacidad de sobreponernos a las adversidades y seguir adelante. Pero para salvar un obstáculo, debemos admitir que existe, que es real.

A través del monstruo, Patrick Ness toma la voz de la conciencia y guía a Connor a través de los días más difíciles de su vida, contándole un cuento a las 00:07.

La idea que se destaca es la necesidad liberación, aunque con ello tengamos que enfrentarnos a nosotros mismos. Connor quiere escapar, quiere que algo cambie, o que se acabe. Esa sensación le oprime el pecho y no le deja descansar, porque algo en su interior le dice que no puede ser así, que no debe desear que algo cese basándose en su propio egoísmo.

Sin embargo, cuán positivo es dejar ir. Renunciar a aquello que nos produce dolor, que nos aflige, sin que ello signifique abandonar. Apartar la mirada 5 minutos no es abandonar. Expresar nuestra rabia ante una situación totalmente inesperada y sin sentido alguno, no es abandonar. Importante es saber que tenemos que cuidarnos, que somos libres para sentir enfado, angustia o miedo ante las situaciones que se presentan en la vida. Por ello el monstruo aparece ante Connor, para permitirle sentir, aunque sea obligado, todo aquello que le reconcome. Para que se libere.

Ángel Rull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *