Pitérate – Psicólogos Madrid

Pensamiento positivo: qué, cómo y por qué

Pensamiento positivo: qué, cómo y por qué

Pensamiento positivo: qué, cómo y por qué

psicologos-madrid-pensamiento-positivo-ejercicios-madridLas evidencias científicas respecto al poder del pensamiento positivo cada vez son más claras, tanto en sentido positivo como negativo, para curar y crecer como para enfermar y fracasar.

El Dr. Carl Silmonthon, investigador de oncología en Harvard, tiene evidencias clínicas y estadísticas de cómo el pesimismo hace que proliferen con más fuerza células cancerosas y se formen tumores. Y en el otro polo, el Dr. Martin Seligman, una absoluta eminencia en la Psicología Positiva, demostró como las personas optimistas han podido superar grandes enfermedades, tragedias personales y situaciones altamente estresantes, pensando de forma positiva, salvando sus propias vidas, no dejándose llevar por el catastrofismo.psicologos-madrid-pensamiento-positivo-ejercicios

Por otro lado, la física cuántica nos demuestra que, al ser todo energía, pensamiento incluido, estamos constantemente creando la realidad que nos rodea. De esta forma, pensar en un determinado tipo de cosas, carga ese mismo campo cuántico de la realidad y llega a producir fenómenos en la alteración de las posibilidades. De hecho, el caso más típico ocurre exactamente dentro del laboratorio, cuando el pensamiento de los investigadores es capaz de afectar de forma directa al resultado de los experimentos.

Es por esto, por lo que debemos ser responsables de lo que pensamientos, de nuestra realidad y de nuestro futuro (pero nunca de nuestro pasado, ya que no tenemos control sobre él). Somos copartícipes de lo que nos pasará en un futuro próximo, somos nuestro premio y castigo. Cada pensamiento, emoción, actitud o acción va tejiendo la trama de lo que nos sucederá, cosecharemos lo que ahora sembramos.

Pensamiento Positivo

Ahora que somos conscientes del poder de nuestros pensamientos, debemos tener unas pautas claras para corregir hábitos negativos en nuestra forma de pesar y adoptar estrategias más constructivas.

  1. Evita las ideas “todo o nada”. Hay que aceptar que vivimos en un mundo de puntos intermedios, lleno de matices, donde no todo es blanco o negro sino más bien gris. El pensamiento polarizado es exagerado y contraproducente.
  2. No generalices. Siempre y nunca realmente no existen. Nada, por muy cotidiano que sea, tiene el 100% de probabilidades de volver a ocurrir.
  3. No te centres en el peor detalle. Las situaciones siempre tienen diferentes puntos de vista. Si eliges centrarte en lo peor, todo irá mal.
  4. Deja de minimizar lo bueno. Siempre hay algo positivo que destacar, y si lo pasamos por alto, no veremos las ventajas de la situación.
  5. Por menos o por más. Nos equivocamos tanto exagerando la importancia de un problema como minimizando nuestra capacidad para afrontarlo.psicologos-madrid-pensamiento-positivo-ejercicios-frases
  6. No eres vidente. Ante indicios confusos, despierta nuestra ansiedad y no podemos evitar predecir un mal resultado. Pensar que algo saldrá mal, aumenta esa probabilidad. Aléjate de ello.
  7. No a las suposiciones. Frecuentemente pensamos que la otra persona actúa o piensa de una forma por alguna razón determinada. LO mejor es que realmente le preguntemos por su verdadera intención, ya que tendemos sino a equivocarnos.
  8. Deja de hacerte la víctima. ¿Por qué todo a mí? Un pensamiento de ese tipo pone la responsabilidad en el exterior, cuando somos nosotros mismos los que verdaderamente tenemos el poder en todo lo que nos ocurre.
  9. Nada de etiquetas. Cuando cometemos un error tendemos a etiquetar a toda nuestra personalidad; soy idiota en lugar de he cometido un fallo.
  10. No te excedas con la responsabilidad. De hecho, sólo eres responsable de ti mismo, tal y como puedes ver en la siguiente imagen.

psicologos-madrid-circulo-responsabilidad

La realidad es dinámica, cada día es diferente al otro, y al levantarnos tenemos una nueva oportunidad de hacer las cosas diferentes. Y, aunque pensar positivamente ante la adversidad no es fácil, sí podemos empezar a construir la vida que de verdad queremos y merecemos. La decisión es tuya, y puedes empezar ahora.

Ángel Rull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *