Pitérate – Psicólogos Madrid

¿Cómo podemos aceptar una pérdida?

¿Cómo podemos aceptar una pérdida?

¿Cómo podemos aceptar una pérdida?

La aceptación es siempre el primer paso para no tener que huir de nuestra realidad y poder empezar un cambio. Debemos aceptar los acontecimientos dolorosos, pero necesitamos tiempo. Este tiempo es crucial e imprescindible en todo camino de aceptación y cambio. Pero no siempre estamos capacitados para empezar a andarlo.

Primer paso: aceptar

Adaptarnos a las circunstancias y a los problemas es un reto por el que todos hemos pasado alguna vez. Siempre llega el día en el que esto ocurre. Es un camino común a todo ser humano. Y cada uno necesita su tiempo y su proceso.

La mejor forma de enfrentarnos a ello es admitiendo nuestra vulnerabilidad, admitir que sufrimos, que somos humanos. Nunca debemos entender la aceptación como cobardía. Es la máxima representación del valor, de la fuerza y de la necesidad de continuar.

La vida es aquello que ocurre, no lo que tenemos en nuestros pensamientos

La realidad siempre tendrá dos caras: la más alegre y la más devastadora. La vida es lo que nos pasa, simplemente, no lo que querríamos que ocurriese. Entender y aceptar esto es una potente herramienta. Debemos enfrentarnos a nuestro historial de situaciones vividas, dolorosas y no tan dolorosas. Esta herramienta es vital para nuestra inteligencia emocional.

Una persona que tenga una buena inteligencia emocional sabrá experimentar las emociones negativas sin llegar a ahogarse en la frustración. Saben lo inevitable de los hechos y no luchan por reprimir sus emociones iniciales. En cambio, alguien con baja inteligencia emocional no será capaz de adaptarse de forma correcta al proceso doloroso, sea del tipo que sea.

El dolor es siempre inevitable, pero nuestro sufrimiento será una opción personal.

¿Cómo se acepta algo para lo que no estabas preparado?

Para poder superar el impacto emocional de un evento estresante, como puede ser una enfermedad familiar, debemos primero aceptarlo. Cambiar nuestra actitud ante un hecho inevitable y del que no tenemos control es clave en un primer momento. La aceptación nos ayudará en el crecimiento personal.

Siempre hay que entender que la vida no es algo estático. Está llena de cambios y no todos son positivos. Unos tienen siempre más gravedad que otros. Estos hechos marcarán nuestros ciclos.

La pérdida no siempre lleva la superación, pero es imprescindible que lleve la aceptación. Hay que dar espacio para que comprendamos e interpretemos nuestros sentimientos. También hay que dar sentido al momento presente (el mundo no deja de girar), dar sentido a nuestra identidad, recolocar, ordenar nuestra vida y nuestras prioridades.

Todo aquello que un día vivimos, sus recuerdos, permanecerá siempre con nosotros. Podemos perder a personas, pero nunca su recuerdo y los momentos a su lado. Todo ello nos ha ido transformando y con su pérdida, debemos seguir transformándonos.

“Cuando te sientas dolorido, mira de nuevo en tu corazón y deberías ver que estas llorando por lo que ha sido tu gran disfrute”

-Kahlil Gibran-

¡Y no te olvides de compartir el artículo!

Ángel Rull.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *