Pitérate – Psicólogos Madrid

Psicología Nutricional – Sesión Clínica

Psicología Nutricional – Sesión Clínica

Psicología Nutricional – Sesión Clínica

El pasado jueves 9 de junio tuve el placer de impartir una sesión clínica sobre Psicología Nutricional en la sede de Grupo Laberinto.

Muchas personas habéis escrito desde fuera de Madrid pidiendo si se podían subir posteriormente los contenidos de la charla, así que, aquí va un pequeño resumen de todo aquello que se comentó en la sesión.

Link a la presentación: Presentación.

Presentación

Mi nombre es Ángel Rull. Soy Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid.

Actualmente soy Psicólogo en un centro médico y, además, soy Director Creativo en una revista cultural, Cítrica Magazine, donde intento dar a mis artículos siempre un punto de vista psicológico. Saber más.

Cuando estaba en tercero de carrera me surgió la oportunidad de participar en un gran proyecto dentro del Servicio de Salud de Castilla la Mancha (SESCAM). Dicho proyecto se centraba en la Psicología Positiva aplicada a diversos campos. Desde entonces, y debido a que el proyecto duró tres años, un gran porcentaje de mis estudios fueron orientados a ese ámbito.

Hace año y medio formé la plataforma Pitérate, cuyo objetivo era la difusión de la psicología positiva al resto del mundo. Quería enseñar a ser feliz, a sentir que realmente lo merecemos. Por eso, los artículos de la web están orientados en ese sentido.

Durante unos meses, conté con la ayuda de una amiga, también psicóloga, cuya orientación se basaba en la Psicología Nutricional. En este campo descubrí algo que ya había ido comprobando en las personas que acuden a psicoterapia: la falta de amor hacia uno mismo, o una mala gestión en algunos casos, es la mayor causante de infelicidad y de problemas de diversos tipos, como son también los desórdenes alimenticios.

Una vez que mi amiga abandonó el proyecto, decidí retomarlo donde se había quedado y empecé a dar forma a un curso online que lancé hace 3 meses: Psicología Nutricional: Cinco semanas para cambiar tu vida. Este curso sigue vigente a día de hoy.

Introducción a la Psicología Nutricional

La Psicología por un lado se encarga de los procesos mentales, nuestras emociones, percepciones y nuestra conducta. Estudia, de forma simplista, la patología, como en el caso de la Psicología Clínica, y la felicidad, como en el caso de la Psicología Positiva. Da una explicación de porqué enfermamos y de porqué no lo hacemos. Y, en los últimos años, se está trabajando especialmente con una parte que es la que más me gusta: la autoestima. El amor hacia uno mismo.

Por otro lado, la Nutrición estudiaría el conjunto de procesos y hábitos relacionados con nuestra alimentación. Qué comemos, cómo lo comemos y cuál sería el ideal. Nos explica qué alimentos nos sientan mejor, cuáles peor. Nos habla de los hábitos negativos, de los positivos. Y es una parte importante, ya que ocupa un alto porcentaje de nuestro tiempo.

La Psicología Nutricional sería el vínculo entre emoción y alimentación. Estudia el vínculo entre nuestros procesos mentales, sociales, emocionales y educativos, y nuestra alimentación.

¿Por qué funciona?

La explicación es sencilla. Nuestro cerebro, la composición de conductas, pensamientos y emociones que conlleva, marca la línea que seguimos cada día, desde levantarnos de mejor o peor humor, o que nos descontrolemos comiendo ante un problema en el trabajo.

Nuestra conducta, desde la más simple a la más compleja, es el resultado casi directo de todo el conocimiento que hemos ido adquiriendo a lo largo de los años: lo que nuestros padres hicieron y nos dijeron, lo que nuestros profesores nos enseñaron, lo que nuestra cultura nos marcó, incluso lo que vimos en televisión o leímos en un libro. Somos emociones y miedo, hábitos y manías, pensamientos y conversaciones; y todo marcado por nuestro cerebro y el ambiente en el que nos desenvolvemos, cuyo papel también es clave.

Si logramos llegar a centro de nuestro cerebro y empezar a trabajar cada parte para entenderla y mejorarla, podemos, como resultado, modificar nuestros hábitos, pensamientos y emociones, y por lo tanto, lograr una mejor calidad de vida.

Trabajamos nuestras emociones y nuestros pensamientos de forma directa, logrando como efecto colateral que nuestras conductas en relación a la comida se modifiquen.

El papel del psicólogo

El psicólogo actúa en este caso de nexo entre la persona y su conducta. Ayuda en el proceso de entender las emociones, el papel que estas representan en nuestra conducta alimenticia. Ayuda también a entender porqué todas las dietas que hemos intentado anteriormente no han funcionado, ya que una mera reducción de la ingesta de alimentos no es la solución, sino un parche temporal que acaba trayendo el efecto yoyó, en muchos casos con un peso superior al de partida.

El psicólogo acompaña en el proceso de autoconocimiento. Nos hace entender porqué somos como somos, en este caso, porqué nuestra alimentación se descontrola a menudo, no logramos los objetivos nutricionales deseados y sentimos esa baja autoestima, la cual a veces es causa y efecto a la vez.

El papel de la persona

La persona que requiere la ayuda de un psicólogo nutricionista tiene que tener claro que va a ser un agente activo al 100% desde el primer momento. Asumirá la responsabilidad de sí misma y de su vida, y por tanto, de su alimentación.

Además, debe haber un compromiso, no sólo hacia el psicólogo, de hecho, lo importante es que el compromiso lo establezca con él mismo, y se recomienda incluso, que haya un compromiso por escrito.

También, debe existir una continuidad en la realización de los ejercicios. De nada sirve hacerlo una semana y estar tres sin hacer nada, o esas tres dedicarlas a los ejercicios de la primera semana. Se trata de que se adquieran nuevo hábitos, y para ello debe haber constancia.

Beneficios de la Ps. Nutricional

-Aprendemos a autogestionar nuestra salud, sin mitos ni dietas milagro.

-Se diseñan objetivos y metas, de forma conjunta, lo cual ayuda a que la persona tome partido de forma activa en su vida.

-Se resuelven los obstáculos y se trabajan las habilidades por si vuelven a aparecer.

-Se vence la resistencia al cambio.

-Se toma conciencia de los propios hábitos, tanto de los positivos para potenciarlos, como de los negativos para reducirlos y eliminarlos en la medida de lo posible.

-Profundizamos en nosotros mismos y obtenemos compromiso y aceptación.

-Obtenemos apoyo emocional en todo el proceso.

Aplicaciones de la Ps. Nutricional

La Psicología nutricional está destinada a cualquier persona que quiera mejorar su relación con la comida, mediante la construcción de nuevos hábitos, una mejora sustancial en la autoestima y mayor control y gestión emocional.

Está destinado a personas sin ningún tipo de Trastorno de la Conducta Alimentaria, ni patologías severas relacionadas con la alimentación.

Su uso no implica pautas sobre el tipo de comida y las cantidades que la persona necesita ingerir, sino consejo y asesoramientos sobre la alimentación saludable y equilibrada.

Cinco Semanas para cambiar tu vida

Semana 1: El Comienzo de tu nuevo yo

Introducción al curso. Definimos conceptos, nos marcamos la meta y creamos nuestro plan de acción.

El objetivo de esta primera semana es crear una introducción al curso, explicando a la persona en qué consistirá todo y logrando que se establezca un compromiso de cambio.

Se habla de la zona de miedo y la zona de confort.

Introducimos también qué es la Psicología Nutricional.

Definimos la META.

Creamos el Plan de Acción.

Uno de los ejercicios clave que se establece al principio de esta semana es el decir adiós a la persona que estábamos siendo hasta ahora. No se trata de una renuncia a nuestra esencia, sino de dejar atrás todos esos intentos fallidos y empezar de nuevo, con nuevas herramientas que nos permitirán tener éxito esta vez.

Semana 2: Resistencia al cambio y autocontrol

Pros y contras del cambio. Motivaciones. Autoestima y Autosabotaje. Control de excesos. Control emocional. Control de la ansiedad. Control sobre la comida.

El proceso de cambio para identificar todos los pensamientos sobre nosotros mismos que no nos dejan avanzar.

Establecer el cambio además a través de cuatro caminos:

                -Aumento de lo positivo.

                -Reducción de lo negativo.

                -Superación.

                -Técnicas diseñadas para lograr nuestra meta.

Autoestima. Concepto y cómo mejorarla. Afirmaciones positivas.

Autosabotaje. Identificación y confrontación con uno mismo.

Y la clave de esta semana, el control del caos. De hecho, ocupa una gran parte.

                -Identificamos por un lado, todos los activadores de nuestro descontrol alimenticio. Y por otro lado, todos los estabilizadores.

                -Aprendemos a identificar nuestras emociones y a trabajar con emociones antídoto. Para ello utilizaremos autorregistros.

                -Ejercicios de relajación. Respiración diafragmática.

                -Atención plena a la hora de comer.

Semana 3: La voluntad del guerrero

El poder de la fuerza de voluntad. Vencer las creencias negativas.

La voluntad. Concepto y cómo potenciarlo a través de las recompensas y la propia valoración.

La competencia. Línea de la vida con hitos de competencia.

La mejor versión de uno mismo. La excusa del “yo soy así”. ¿Cómo te gustaría ser?

El poder de las creencias. Identificación de creencias negativas obstaculizadoras.

Pensamientos automáticos. Cómo nuestro cerebro se equivoca. Distorsiones cognitivas.

Semana 4: Alimentación y hábitos saludables

Conoce los nutrientes, los tipos de alimentos. Identifica los buenos hábitos y despréndete de los malos. Actívate.

Alimentación. Tipos de alimentos.

Sentirnos bien con la alimentación.

Entorno y buenos hábitos.

Cómo construir nuevos hábitos. Eliminar los malos, construir nuevos.

Actívate.

Semana 5: Objetivos conseguidos

Qué falla y cómo podemos mejorarlo.

¿Qué estamos haciendo mal? Para ello volvemos al Plan de Acción original y hacemos los cambios pertinentes.

Los cuatro pilares del cambio:

                -Reducción de calorías.

                -Regularidad en la alimentación.

                -Ejercicio físico.

                -Monitorización semanal del peso.

¿Por qué en la quinta semana y no desde el principio?

Esos cuatro pilares son los que se pauta cualquier plan de adelgazamiento, pero el problema es cuándo se introducen. Siempre desde el principio, cuando mentalmente no estamos preparados para llevarlos a cabo. Es necesario que se introduzcan pequeños cambios, que generen grandes cambios internos y que hagan que, una vez llegada la quinta semana, esos pilares prácticamente no sea necesario proponerlos, porque la persona, al encontrarse bien física y mentalmente, los tendrá ya establecidos.

 

Aquel que se ama a sí mismo lleva el paraíso consigo a todas partes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *